Isotank Ibérica, S.L. Instalaciones y montajes Lucena Córdoba

Isotank Ibérica, S.L. :: Noticias

03/03/2017

Nuevos Productos ISOTANK EX-A 15 SS City y EX-S 15 SS City

Especialmente diseñados para EE.SS.

BlueTec, BlueHDi, BlueMotion… cada vez proliferan más las denominaciones encabezadas con la palabra “azul” entre los coches diésel que se comercializan. La causa es la entrada en vigor de la Norma Euro 6 que limita las emisiones contaminantes permitidas para los motores, especialmente en lo que a partículas sólidas y gases NOx se refiere. Aunque hay mecánicas que logran cumplir esta norma sin recurrir a este tipo de sistemas de depuración de los gases, con la llegada de la norma Euro 6.2 la práctica totalidad de motores diésel precisarán de ellos.

Los motores diésel generan menos cantidad de productos contaminantes y CO2 pero, por desgracia, hay dos emisiones que son muy peligrosas y que deben ser reducidas en la medida de lo posible: los óxidos de nitrógeno (NOx) y materia particulada diesel (PM) que genera la combustión del gasóleo.

 

Sin embargo, los NOx no se pueden eliminar físicamente, por lo que precisan de una reacción química que los transforme una vez generados de forma que no salgan a la atmósfera. Para producir esta reacción química, se precisan dos elementos: por un lado, un catalizador que facilite que el proceso tenga lugar y, por otro, un compuesto químico que reaccione con los peligrosos NOx y los transforme en otros gases inocuos. Este aditivo se conoce comercialmente como AdBlue® y está compuesto por una disolución al 32,5% de urea.

 

Tras la combustión en los motores modernos, la mayoría de los NOx que se generan son NO y NO2 y, para evitar que salgan a la atmósfera, se introduce una pequeña planta química en el tubo de escape de los coches. Este “laboratorio automático” añade urea a los gases y hace que reaccionen en el catalizador para que los óxidos de nitrógeno se transformen principalmente en nitrógeno, agua y CO2. Los tres son inocuos y, aunque el CO2 es un gas de efecto invernadero, es mucho menos “activo” que los óxidos de nitrógeno.

 

El AdBlue® o AUS32, es una disolución de urea técnica para automoción, diluida al 32,5% en agua desmineralizada, es claro, no es tóxico y es seguro de manipular. En cambio puede resultar corrosivo para algunos metales, y deben utilizarse los materiales adecuados para su transporte y almacenamiento.

 

Inicialmente la especificación técnica fue recogida en la norma DIN 70070. En 2006 llegó la norma ISO 22241 vigente en todo el mundo. Además de las especificación técnica del producto, la ISO 22241 recoge los métodos de análisis de muestras, así como los requisitos para la manipulación, el transporte y el almacenamiento de AdBlue®.

 

Por estos motivos nuestro departamento técnico ha diseñado el ISOTANK EXA 15SS City y el ISOTANK EXS 15SS City para estaciones de servicio urbanas donde el espacio es un problema para la instalación de un deposito para AdBlue® que cumpla la norma ISO 22241; con el fin de satisfacer el aumento de demanda que se va a producir en este sector a corto plazo, ya que las ventas de turismos diesel con SCR seguirán aumentando.

 

Desde la entrada en vigor de la ITC/360/2010 de febrero 2010 se obliga al uso de surtidores con verificación metrológica emitida por el organismo competente a tal efecto para su venta público.